Carta de Teresa Rodríguez a Podemos Andalucía

Podemos Andalucía Podemos Andalucía /

Estimados compañeros y compañeras,

Hace 1 año y 5 meses que Podemos Andalucía forma parte de nuestras vidas. Hemos hecho grandes cosas en un tiempo record y sin precedentes en Andalucía y en el resto del país. Sin embargo, este crecimiento acelerado con unos ritmos imposibles no nos ha permitido detenernos y pensarnos con calma en un cambio de ciclo evidente en el que toca echar raíces en el territorio y cocinar el tipo de cosas que sólo salen bien a fuego lento y que necesitamos hacer para tener una organización más fuerte, más implantada, con mejores ideas para Andalucía y con mayores garantías de éxito.

Ganar en una tierra enorme, diversa y lamentablemente maltratada como la nuestra supone necesariamente hacer algo que sabemos hacer muy bien en Andalucía, sembrar semillas, echar raíces, tejer alianzas, tener las puertas y las ventanas abiertas de par en par para que entre todo el que quiera.

Ganar en una Andalucía donde el Partido Socialista ha guardado los sueños de la Autonomía en un arcón bajo siete llaves.

Ganar la vida en un contexto tan hostil para Andalucía es conocer las limitaciones de las instituciones en las que estamos y participamos con honestidad, trabajo duro y eficacia para evitar encerrarnos en ellas o que nos encierren en ellas. Cambiar las agujas del tren de la austeridad es un esfuerzo masivo de un pueblo que desconfía de lo que homologa a los viejos partidos del régimen. Necesitamos ser la herramienta que la ciudadanía andaluza entienda útil para mejorar sus vidas y para eso hay que estar cerca de la gente, desde el trigo hasta la mar, desde pueblo, el barrio, la ciudad y la comarca.

Garantizar un cambio real en Andalucía es vestirnos con la verdiblanca para que Podemos tenga acento andaluz, autonomía en su trabajo y reivindique su espacio como pueblo que se ganó a pulso su lugar en el mundo un 4 de diciembre de 1977 y un 28 de febrero de 1981 con las banderas cosidas por las abuelas y enarboladas en los palos de las escobas.

No es tiempo de acomodarnos.

Por ello y aprovechando la oportunidad que desde la organización a nivel estatal se nos da de llevar a cabo procesos autonómicos no tutelados por una asamblea estatal considero que es el momento de convocar nuestra II Asamblea Andaluza.

Los motivos por los que entiendo que es necesario abrir el proceso ahora son los siguientes:

  • Vistalegre y la I Asamblea Andaluza fueron hijas de su tiempo. Un periodo electoral intensivo en el que se dibujó una organización fuertemente centralizada y rápida en sus procedimientos en detrimento de la participación y la organicidad intermedia. Sin vasos comunicantes cotidianos entre las bases y las direcciones más allá de los plebiscitos puntuales. El futuro de Podemos Andalucía y el proceso para ganar Andalucía para su gente pasa por una fuerte implantación territorial más lenta comarca a comarca, barrio a barrio.
  • Nuestra fuerte presencia en las instituciones debe verse compensada con una presencia fuerte también en las luchas, en la calle. El éxito de nuestras propuestas pasa por una removilización de la sociedad andaluza en torno a demandas de sentido común que no sólo son posibles sino que son de extrema necesidad.
  • Necesitamos poner el foco en el municipalismo como herramienta cercana a la gente, como forma de hacer política a pie de tierra, a pie de calle.
  • Necesitamos incorporar a mucha más gente y generar una cultura organizativa sana poniendo el foco en la inserción en las luchas de nuestra tierra, las que se dan en las plazas y en las casas, y en la formación permanente de nuestra gente a través del debate y la pelea.
  • El acuerdo que dio lugar al Consejo Ciudadano y al Consejo de Coordinación salientes, en el que esta secretaría general no tuvo nunca mayoría, da signos de claro agotamiento. Mientras teníamos procesos electorales que organizar la inercia y, por qué no decirlo, la responsabilidad, han sido la pauta, sin embargo y salvo honrosas excepciones, las áreas de elaboración y los procesos territoriales intermedios a nivel de provincia y comarca han caminado de forma muy insuficiente y conflictiva.
    La legítima confrontación de ideas no debe ser sustituida por un silencio inoperante.
  • Y el último motivo y más doloroso: las normales, legítimas y deseables diferencias políticas internas en pocas ocasiones se han expresado abiertamente en los órganos aunque sí lo han hecho en espacios informales trascendiendo en no pocas ocasiones a la prensa a través de filtraciones anónimas o de grupos sin rostro que manipulando sistemáticamente la información que faltaba se han propuesto desmoralizar a nuestra gente y paralizar el trabajo colectivo y el crecimiento de Podemos en Andalucía.

Entiendo que ha llegado la hora de abrir las puertas al debate claro y sincero de ideas y personas para dar lugar a un nuevo tiempo en el que la necesaria biodiversidad de nuestra organización sea una ventaja evolutiva, se convierta en una garantía de supervivencia de un proceso de cambio incuestionable en Andalucía y en el resto del país en un momento crítico.

Estamos de pie frente a una encrucijada de caminos en el que tenemos que elegir uno entre todas y entre todos para seguir andando, defendiendo siempre la legitimidad y el derecho a estar y ser de quienes defienden caminos alternativos.

Tenemos una responsabilidad histórica con el futuro de los hijos y las nietas de Andalucía y una muy concreta con las más de 700.000 personas que confían en nuestra fuerza política para mejorar sus vidas, para que el cambio sea real.

Aprovechemos este momento para poner en el centro de la discusión las políticas que queremos, la Andalucía que necesitamos y el Podemos Andalucía que queremos construir.

Hago un llamamiento a un debate sano, que tengamos la oportunidad de discutir en todos los círculos y asambleas de manera sana siendo conscientes que en este proyecto tenemos que caber todas las personas que queremos hacer de Podemos una verdadera herramienta de transformación social.

Buen debate, altura de miras y camino firme, compañeros y compañeras.

Teresa Rodríguez, Secretaria General de Podemos Andalucía.